logo
El Gráfico Chile
/ Photosport / Photosport
El Gráfico Chile 08/02/2021

Columna de opinión: Tapado… en anuncios incumplidos

La “Roja” sigue sin entrenador, a un mes y medio de recibir a Paraguay.

El viernes 29 de enero salí de vacaciones por una semana, dejando lista la nota para nuestro sitio web para que se publicara cuando fueran los anuncios oficiales de la llegada de Matías Almeyda a la banca de la selección chilena, que parecía ser cuestión de horas. Diez días después, ese texto se pierde en el sistema y la “Roja” sigue sin entrenador, a un mes y medio de recibir a Paraguay, un partido que está obligada a ganar para continuar con chances de clasificar al Mundial de Qatar 2022.

Nada nuevo bajo el sol, dadas las fechas al voleo que ha lanzado el presidente de la Anfp, Pablo Milad. Cual político, el exintendente del Maule pone plazos que no cumple, desde el adiós de Reinaldo Rueda hasta el arribo de su reemplazante.

Cercanos a Francis Cagigao cuentan que el Director Deportivo Nacional no está para nada contento con los “anuncios” de su jefe. Claro, lo dejan expuesto, pues la primera tarea del español era colaborar en este asunto, dadas sus amplias redes internacionales.

“Rafa” Benítez, el candidato número uno reconocido por el timonel del fútbol criollo, no llegó porque la cláusula de salida de su club chino era impagable. Al ratito, el hispano decidió irse del Dalian Yifang por su cuenta.

Entonces, las fichas se pusieron exclusivamente en argentinos. Almeyda se moría de ganas de venir y se avisaba que estaba listo, pero nuevamente falló la negociación y el “Pelado” prefirió quedarse en el San Jose Earthquakes de Estados Unidos.

Así, tras una vuelta larga, resulta que ahora el favorito de todos es José Luis Sierra, luego de que Arturo Vidal expresara públicamente su deseo de que un compatriota tome las riendas de la Selección. Parece no haber convicción en Quilín.

A no ser que aparezca un “tapado” bien guardado, que genere consenso y que demuestre que todo lo que ha pasado en estas últimas semanas ha sido una notable estrategia de distracción mediática para negociar tranquilos, el proceso completo habrá sido un papelón. Y, lo que es peor, habrá sido una pérdida de tiempo de cara a lo realmente importante: el duelo de vida o muerte ante los paraguayos.