logo
El Gráfico Chile
Claudio Bravo / PhotosportClaudio Bravo / Photosport
El Gráfico Chile 19/05/2021

La revelación de Claudio Bravo: “Pocas veces he contado por qué estoy ligado al fútbol”

“Yo entro al fútbol por mi padre. Siempre el regalo eran guantes, me regaló cinco veces la camiseta de Morón cuando estaba pequeño, zapatos, pelotas. Era el sueño que él no pudo cumplir”, explicó el arquero y capitán de la Roja.

Por : El Gráfico Chile

Una particular revelación hizo Claudio Bravo, arquero del Real Betis de España y de la selección chilena. El veterano guardameta dio a conocer los motivos que lo llevaron a iniciar una carrera en el fútbol y cómo ese vínculo con el deporte lo llevó a madurar a temprana edad.

Pocas veces he contado por qué estoy ligado al fútbol. No estoy comiendo fútbol todo el día, llego a mi casa y se me olvida el jugador, soy el padre, esposo y amigo. Dejo el jugador en el camarín, en la ciudad deportiva, en el estadio”, expresó Bravo en entrevista con Radio Agricultura.

Yo entro al fútbol por mi padre. Siempre el regalo eran guantes, me regaló cinco veces la camiseta de Morón cuando estaba pequeño, zapatos, pelotas. Era el sueño que él no pudo cumplir, lo veía en mí, que podía ser arquero y me empujó a que pudiera entrenar en Colo Colo. Me llevaba hora y media de Viluco al Monumental, hora y media de vuelta, dejar ‘de lado’ a mis dos hermanos y estar toda la tarde conmigo. Va más por ahí”, continuó.

En ese sentido, el capitán de la Roja comentó que “con 14 años quería salir también a las fiestas, aventurarme en más cosas y comprendí que no, que debía recompensar lo que hacía mi padre por mí. Quizás por eso maduré antes y a los 14 años sabía lo que tenía que hacer para llegar donde tenía que llegar para cumplir este sueño de mi padre“. 

Tras ello, Claudio Bravo contó cómo es actualmente la relación con su padre. “Al día de hoy hablamos cero de fútbol, de otro tipo de cosas y nunca me ha dicho felicidades porque ganaron o te comiste el gol. Me dejó que yo creara mi carácter, mi personalidad, nunca tuve un “entrenador” a mi lado diciéndome que atajara así o pasara la pelota así”.

Me dejó ser y eso lo atesoro enormemente, es la persona que más disfruta que siga a este nivel. Ahora me dice que me aburra y me venga para la casa, que ya está bueno (risas). Seguiré compitiendo porque él está más contento que nadie”, cerró.