El Gráfico Chile

Javier Castrilli: “El fútbol siempre va a generar suspicacias y la mala implementación del VAR las aumenta”

El exárbitro argentino, el popular “Sheriff”, le pone tarjeta roja al videoarbitraje en la Copa América, donde casi todos los partidos han tenido alguna polémica, con Brasil beneficiado varias veces. Además, defiende de las críticas a Roberto Tobar: “Es el mejor de Sudamérica, por lejos”.

Javier Castrilli

Mientras en la Eurocopa el videoarbitraje funciona casi siempre bien, más encima con rapidez, en la Copa América ocurre todo lo contrario. Cuesta encontrar un partido donde no haya habido alguna polémica y abundan los minutos perdidos en revisiones, muchas veces inútiles. Como consecuencia de la historia negra de la Conmebol, proliferan las suspicacias, sobre todo considerando que Brasil, el país que salvó el torneo al acogerlo, se ha visto favorecido por varios (no) cobros. Para evaluar el pobre desempeño de esta herramienta, quién mejor que Javier Castrilli.

El argentino, quien implantó un estilo de carácter fuerte que lo llevó a ser apodado como el “Sheriff”, le pone tarjeta roja al VAR a la sudamericana. Además, defiende a Roberto Tobar de las acusaciones de arrogancia que le llegaron en los últimos días por parte de brasileños y peruanos.

¿Qué balance hace Javier Castrilli del VAR en la Copa América?

—El balance general hasta el momento es realmente negativo. Prácticamente en todas las fechas hemos tenido la oportunidad de observar deficiencias en la implementación del VAR y, muchas veces, las decisiones que toman luego de chequear las jugadas no se condicen con lo que uno ve en las imágenes de la televisión. Me parece que hay un largo camino por recorrer para mejorar este servicio.

En las tardes vemos que en la Eurocopa funciona casi siempre bien, mientras que en las noches, todo lo contrario en la Copa América. ¿Qué pasa?

—Yo creo que hay una multiplicidad de factores. Uno de ellos es que acá, en Sudamérica, todavía hay asociaciones que no lo implementan en sus ligas. La gimnasia en la utilización de esta herramienta es fundamental, por la tranquilidad, la rapidez y la celeridad que genera el ya haber tenido una experiencia. En segundo lugar, tenemos que considerar el factor humano, en el sentido de que si como árbitros centrales se observan serias dificultades a la hora de entender el juego, de leer las faltas y de interpretar la sanción de las reglas, obviamente que en el VAR van a replicar todas esas deficiencias. Hemos visto errores y omisiones que después son corroboradas por el propio videoarbitraje, teniendo la oportunidad de reparar esa decisión equivocada.

Se demoran varios minutos en revisar jugadas donde no hay nada y después ni siquiera ven otras que por lo menos ameritan una revisión…

—Efectivamente. Se nota en el nivel de estrés extremo que uno observa cuando se difunden los videos y los audios, donde pareciera que reina el caos y el temor a tomar una decisión. Eligen imágenes que no son las apropiadas, se reproducen instancias en velocidades que no están permitidas, como es el caso de la interpretación de una mano en cámara lenta, lo que no está debidamente encuadrado en el protocolo del VAR. Son un conjunto de deficiencias sobre las que es necesario que la Conmebol vaya trabajando.

No sé si viste el posible penal a Charles Aránguiz en el partido contra Brasil. No hay una buena imagen, porque ni siquiera lo repitieron en la transmisión oficial. Ni lo revisaron y después revisan cualquier cosa…

—Sí, he tenido oportunidad de verlo en los programas. Da toda la sensación de que hubo contacto físico y de que era penal. Nos queda esa sensación de injusticia, de absurdo, de preguntarnos, mirándonos azorados, “entonces, ¿para qué está esto? ¿Para qué está el VAR si realmente no nos brinda la garantía de que se van a reparar los errores?”.

Uno no quiere pensar mal, pero al final siempre es a favor de Brasil…

—Sí, se dieron situaciones, pero no se lo atribuyo a que exista abiertamente una inclinación a favor de determinado equipo. Obviamente, estamos hablando de que coincidieron algunas situaciones que también coinciden con las malas aplicaciones que hubo en las Eliminatorias a favor del mismo equipo. El fútbol siempre va a generar suspicacias y va a levantar sospechas, y la mala implementación del VAR las aumenta.

Para el que creía que se iban a acabar las polémicas con el VAR, estaba totalmente equivocado…

—El VAR viene al fútbol para asistir y reparar los errores, pero lamentablemente acá en Sudamérica, a la luz de los resultados, vamos en el camino inverso. En lugar de aportar claridad y transparencia, ocurre todo lo contrario, a diferencia de la Eurocopa, donde los árbitros están demostrando un nivel de acierto considerablemente superior a los sudamericanos.

Fue muy criticado Roberto Tobar, entre otros, por Neymar, por su supuesta arrogancia, pero el árbitro también tiene derecho a tener su personalidad. Javier Castrilli era el mejor ejemplo…

—Primero, Tobar jamás ha recibido este tipo de acusación en toda su carrera, mucho menos ahora, que uno lo observa con una tranquilidad, serenidad y jerarquía que lo ubican como el mejor árbitro que tenemos acá en Sudamérica, por lejos. Esas acusaciones de Neymar contrastan con lo que tuvimos la oportunidad de ver en primerísimo plano, una imagen de él tranquila, serena y afable conversando con los jugadores. Llama la atención esa declaración.

Así como un jugador puede ser arrogante, ¿un árbitro también puede dirigir, no sé si con arrogancia, pero con autoridad, como lo hacía Javier Castrilli?

—Sí, pero una cosa no quita la otra. Tobar lo hace con autoridad y jamás ha mostrado signos exteriores indebidos, sino todo lo contrario.

Tags

Lo Último


Te recomendamos