El Gráfico Chile

“Habría que ser bien caradura para venir a exigirle algo a este equipo”

En su debut en los Juegos Olímpicos, la “Roja” cayó por 2-0 ante Gran Bretaña, mientras que el sábado enfrenta a Canadá. Iona Rothfeld, exseleccionada y dirigenta, desmenuza lo que pasó y lo que viene, y describe la emoción del estreno.

Roja

La «Roja» femenina de fútbol debutó con una derrota por 2-0 a manos de Gran Bretaña en los Juegos Olímpicos de Tokio. El equipo de José Letelier fue superado por el cuadro que ocupa el sexto lugar en el Ranking Fifa, que reflejó su dominio en el marcador con un doblete de Ellen White (17’ y 72’).

Pese a la caída, las chances de clasificar siguen intactas, ya que en el otro partido del Grupo E, el local, Japón, empató 1-1 con Canadá. Considerando que avanzan los dos primeros de las tres zonas y los dos mejores terceros, la selección chilena puede continuar soñando con un cupo en los cuartos de final.

Ya enfrentó al rival, en el papel, más difícil. El sábado, también desde las 03:30 horas de la madrugada, se medirá con las norteamericanas, quienes se ubican en el octavo puesto del listado planetario.

Para analizar el estreno y lo que viene, Iona Rothfeld, quien madrugó para ver a sus colegas en la cancha de Sapporo. Seleccionada criolla entre 2007 y 2014, la hoy delantera de Audax Italiano, fundadora y directora de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino (Anjuff), desmenuza las opciones del combinado patrio en la cita de los cinco anillos.

¿Cómo viste al equipo, tomando en cuenta el calibre del rival y los nervios del debut?

—Lo vi súper bien, no sólo tomando en cuenta el calibre, sino también el evento en el que están y lo difícil que ha sido mantener una preparación de élite con la pandemia, con todas las restricciones que eso supone. Aún así, las jugadoras han demostrado una vez más un comportamiento ejemplar, muy profesional. No es solamente un rival de primer nivel, es una composición de distintas selecciones de primera, así que es una súper selección contra la que nos tocó debutar, y Chile no se achicó. A mí me dio bastante orgullo y emoción, plantarse cara a cara ante un equipo así es buenísimo. Antes nos parábamos esperando que no nos golearan.

¿En qué nivel está la «Roja»?

—El nivel de la Selección ha avanzado a pasos agigantados. Hace falta dar un contexto del fútbol femenino mundial, porque si bien hemos dado un salto cuantitativo y cualitativo en los últimos cinco años, en cuanto a condiciones de desarrollo y trabajo, Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda del Norte, que conforman Gran Bretaña, vienen trabajando de manera profesional hace más de una década. Nuestras jugadoras no han tenido eso, pero sí llevan una gran cantidad de tiempo comportándose muy profesionalmente, a pesar de las precariedades. Eso no es menor, porque en el deporte de élite, son los detalles que marcan la diferencia.

¿Se le puede empezar a exigir más a esta “Roja”?

—Nadie le exige más a la “Roja” que lo que se exigen ellas mismas. Se les nota. Es cosa de ver sus declaraciones y sus caras: salieron enojadas, porque siempre están buscando algo más. Nunca se han conformado, pero creo que nadie tiene el derecho de exigirle nada a este equipo. Las condiciones que tienen ahora han sido fruto de mucho trabajo y de mucha lucha. Habría que ser bien caradura para venirle a exigir algo a este grupo, que lo único que ha hecho ha sido romper récords y techos de cristal que se imponían aquí mismo. Para ellas no hay límites. Lo que sí se tiene que exigir es que estas condiciones no sean solamente para la Selección, que vengan desde las juveniles y principalmente desde los clubes, que eleven el nivel, porque esta generación se nos va a acabar y qué pasa con el resto. Los clubes no están poniendo de su parte ni desarrollando la rama femenina en condiciones dignas.

El llanto de Carla Guerrero en el himno, ¿representa a todas ustedes, que soñaron con esto?

—No puedo hablar por Carla, pero lo que sentí en ese momento es emoción por estar donde están, escribiendo la historia. Al cantar el himno se vienen muchas emociones a la superficie, después de tantos años de sacrificio y lucha, por saber que están ahí representando a todo un país, a compañeras que quedaron en el camino, que ayudaron a construirlo y abrirlo, o que se quedaron abajo por lesión o porque tuvieron que dejar de lado la Selección. Representan a todas las futbolistas, a todas las mujeres y niñas que hemos tenido que luchar por espacios que han querido que entendamos como exclusivamente de hombres, y no lo son. Todas lloramos, porque sabemos todo lo que hay detrás de esto.

Tags

Lo Último


Te recomendamos