Los rasgos psicopáticos del presunto autor del crimen de Viviana Haeger

El caso dio un vuelco luego que un reo de la cárcel de Puerto Montt revelará la participación de Anguita y José Pérez Mancilla, quien participó como sicario en el crimen.

Por Nathaly Lepe
Los rasgos psicopáticos del presunto autor del crimen de Viviana Haeger

Este viernes se espera la formalización de Jaime Anguita por su supuesta participación en la muerte de su esposa, la contadora Viviana Haeger, ocurrida hace 5 años en Puerto Varas. 

El caso dio así un vuelco, luego que un reo de la cárcel de Puerto Montt revelará la participación de Anguita y José Pérez Mancilla, quien participó como sicario en el crimen.

Lo que resta ahora es confirmar la participación de Anguita en el asesinato de Haeger, aunque las versiones conocidas hasta ahora aseguran que el esposo de la contadora estaría confeso. No obstante su hija mayor realizó a través de su cuenta de Facebook, asegurando que su padre es completamente inocente. 

Con los antecedentes conocidos, y a través de las declaraciones que Anguita ha entregado a la prensa desde el 2010 en adelante, la psicóloga, Directora Ejecutiva de Human Search Consultora de Recursos Humanos, Andrea Larach, realizó una construcción del perfil del detenido. 

“Suponiendo que Anguita fuera declarado culpable frente a la muerte de Viviana Haeger, podríamos hipotetizar una posible personalidad con rasgos psicopáticos, que se expresaría en la violación de los derechos básicos de los demás, las normas y principales reglas”, plantea. 

“Frialdad afectiva, carencia de empatía y deshonestidad, falta de remordimiento o culpabilidad por sus actos, manifestándose en indiferencia y tendencia a externalizar la responsabilidad de sus conductas, sin reparar ni compensar por su comportamiento. Tendencia a engañar, mentir y manipular para conseguir provecho o beneficio personal. Se puede manifestar un patrón de impulsividad mediante la incapacidad para planificar el futuro, tomando decisiones sin pensar, sin prevenir ni tomar en cuenta las consecuencias de sus conductas, entre otras”, caracteriza. 

La profesional asegura que en el caso de la defensa que realiza la hija de Anguita, claramente tiene que ver con la forma en que una persona con rasgos psicopáticos puede manipular a su entorno. 

“Una persona con rasgos psicopáticos y elementos perversos, tiende a manipular las variables del medio a su favor y causar quiebres en los vínculos, por lo que dentro de ese contexto, se podría llegar a entender la generación de un quiebre familiar. En general, tienden a mostrar una fachada “buena” de sí mismos, siendo seductores en su comportamiento, mostrando un encanto superficial y siendo persuasivos verbalmente”.

“La defensa de la hija mayor, podría entenderse aún más, por mecanismos de negación, los que jugarían un rol protector para su estabilidad emocional, ya que el hecho de aceptar la posibilidad de que su padre estuviera involucrado en el homicidio de su madre como autor intelectual, podría ser devastador”, señal Larach. 

Por último, sobre la actitud de Anguita el día de la audiencia de detención, la profesional explica que las personas con rasgos psicopáticos de personalidad, manifiestan indiferencia, insensibilidad y cinismo, tendiendo a menospreciar los sentimientos y derechos de los demás. 

“Pueden tener un concepto de sí mismo engreído y arrogante, con falta de empatía y remordimiento, lo que podría verse expresado en una conducta tranquila y en una defensa férrea de su inocencia”, concluye. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo