"Operación Huracán": los implicados del caso que aún no tienen sanciones y que continúan en tela de juicio

Expertos consideran que existen responsabilidades por parte de las autoridades civiles del Ministerio del Interior y que no basta con el pedido de retiro de los tres funcionarios de Carabineros.

Por Javiera Ortiz

El anuncio del director general de Carabineros, Bruno Villalobos, dejó con gusto a poco a muchos que, incrédulos de la efectividad de la medida, esperaban su renuncia. Opinión que comparten algunos especialistas, quienes consideran que las cabezas de los tres funcionarios no son suficientes y que quienes realmente debieron ser destituidos son el mismo Villalobos y el director de Inteligencia de la institución, el general Gonzalo Blu.

El abogado representante de Ciudadano Inteligente, Mauricio Daza, afirma que "independiente de los resultados, la conducta del general Blu es irresponsable, el mismo día que se pidió un sumario administrativo llamó a una conferencia de prensa donde criticó a la fiscalía, lo que es inaceptable, y también dio cierre automático al sumario diciendo que no habían errores ni responsabilidades por parte de Carabineros".

"Además, aquí no sólo hay responsabilidad administrativa por parte del general Blu por ser jefe de dirección de inteligencia, sino que también de carácter penal ante estos supuestos delitos", sostiene Daza.

En cuanto al director de Carabineros, el abogado penalista afirma que la "desidia del general Villalobos al enfrentar este caso es inaceptable, el episodio de sus vacaciones en un crucero a Miami ya habría sido causal de pedir su renuncia".

La responsabilidad de las autoridades civiles

Respecto a este último punto, el también abogado querellante del caso SQM, sostiene que esto es un conflicto altamente político y la renuncia del general Villalobos y el general Blu son competencia de la autoridad civil a cargo.

"Al tratar de de organismos de inteligencia,  la responsabilidad política le corresponde al ministro del Interior, Mario Fernandez y al subsecretario de la cartera, Mahmud Aleuy. En este contexto llama la atención la falta de liderazgo y de poco compromiso con el cumplimiento de la ley del subsecretario Aleuy, que ha respondido de manera errática e inconsistente de estos graves hechos", sostiene Daza.

"El subsecretario del interior se ha convertido en un receptor de informes de carabineros sin mayor sentido crítico y eso quiere decir de un trabajo negligente porque no se corrobora que la información sea consistente, seria y útil para conseguir resultados reales, sobre todo en delitos de alta complejidad", finaliza el abogado. 

Los escenarios abiertos que deja el anuncio del general Villalobos

Pero otra arista se abre también con el anuncio de Villalobos. Houston considera que la medida de Villalobos se trataría de una "jugada de ajedrez quirúrgica" ya que de comprobarse o no la manipulación de pruebas, de igual forma la Fiscalía tendría graves problemas.

El ex funcionario de la institución afirma que "dentro del código de Carabineros, el general de Carabineros puede reincorporar a los funcionarios a quienes pidió el retiro hasta tres años. Si el FBI desestima que hubo una manipulación de pruebas, entonces esos tres funcionarios volverían y se pedirían entonces cabezas de la fiscalía, lo que sería trágico para el Ministerio Público".

" En el caso contrario, de comprobarse que hubo manipulación de los fiscales y que los fiscales tenían conocimiento de esto, como afirmó ayer el abogado del Ministerio del Interior, entonces también van a pedir nombres del Ministerio Público, lo que también sería un escándalo grotesco", agrega el especialista.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo