logo
Mundo
/ shutterstock / shutterstock
Mundo 02/06/2021

Asteroide: la NASA observa cuerpo celeste potencialmente peligroso que es del porte de un edificio

Un nuevo asteroide gigante se acerca a la Tierra, y la NASA ya tiene a este y a otros cuatro cuerpos celestes en observación

Por : Fayerwayer / Kiko Perozo

No, este asteroide tampoco chocará con la Tierra, aunque se le denomine “potencialmente peligroso”. Ni este, ni los otros cuatro que le acompañan.  

El Jet Lab de la NASA reseñó las próximas rocas que se acercan a nuestro planeta, y son al menos cinco, incluyendo una del tamaño de un rascacielos.

Este es el más grande, denominado KT1 2021. ¿A cuántos kilómetros pasará de la Tierra? A unos 7.4 millones de kilómetros.

En fin, nada de qué asustarse.

Hasta los momentos solo hay que temer a algún cohete perdido o fuera de control, como chino el que se estrelló recientemente en el océano Índico. Podemos seguir con nuestras vidas en medio de la pandemia del coronavirus.

El riesgo real de que un asteroide choque con la Tierra

“Ningún asteroide conocido representa un riesgo significativo para el planeta en los próximos 100 años”, dice la NASA. Sin embargo, por la distancia, la agencia aeroespacial utiliza la expresión “potencialmente peligroso”.

De acuerdo con los norteamericanos, el mayor riesgo de impacto de un asteroide conocido tiene una probabilidad de 1 en 714. Es el 2009 FD, que se acercaría a la Tierra en el año 2185.

Su posibilidad de impacto es menor al 0.2%.

Los orígenes de las rocas espaciales

¿De dónde provienen estas rocas? La gran mayoría de los asteroides cercanos llegan desde la parte interna del cinturón principal donde sus órbitas fueron alteradas por la influencia gravitacional de Júpiter y Marte. Esto es un hecho que duró decenas de millones de años.  

Es labor del científico estudiar para adelantarse a los acontecimientos, y por eso se le denomina a un asteroide “potencialmente peligroso”. “El impacto de un asteroide es el único desastre natural que podríamos prevenir”, señala la NASA.

Se habla del uso de dispositivos explosivos nucleares en el caso de mayor temor, pero luce, como hemos dicho, muy difícil que suceda.

Y también debemos recordar que el tamaño de cualquier objeto se reduce al entrar a nuestra atmósfera. Las rocas espaciales más pequeñas se desmoronan con solo ingresar a la Tierra. Son caídas muy frecuentes, pero poco peligrosas.