logo
Noticias
/ CHV / CHV
Noticias 18/06/2021

Restaurant de Vitacura se defiende tras denuncias por burundanga: “Hubo un consumo desmedido de alcohol” en los clientes

Matrimonio asegura que les echaron droga en el pisco sour para robarles. Local de Vitacura lo desmiente y dice tener todo grabado en cámaras.

En investigación se encuentra la denuncia de un matrimonio en contra de un restaurant de Vitacura. Aseguran que le pusieron alguna droga, como burundanga, en el pisco sour que pidieron, para robarles.

El médico German Arancibia, denunció que él junto a su esposa fueron drogados en el restaurante Gran Museo Peruano.

Sin embargo, el recinto emitió un comunicado en el que precisan que “gracias a las medidas de seguridad con las que contamos, tenemos el respaldo de
imágenes que demuestran como, a pesar de las advertencias de nuestro personal, hubo un consumo desmedido de alcohol que pudo ser la causa del extravío del celular y las llaves del cliente, las que fueron encontradas en un baño y devueltas a su dueño”.

Agregan que “podemos confirmar en forma categórica que, tras haber efectuado las investigaciones del caso, en nuestro local no se ha suministrado ninguna sustancia química como la denunciada, ni ninguna otra, careciendo la denuncia de toda veracidad. Los videos de seguridad que tenemos a disposición para nuestra defensa, no serán utilizados ni revelados para el uso público para no denigrar y proteger la privacidad de los afectados y clientes”.

El matrimonio, en conversación con “Bienvenidos”, dijo que sospecha que fueron drogados con “burundanga”. Respecto a ese momento Germán recordó que un mismo mozo los atendió toda la noche.

En tanto, durante la mañana tras el episodio la pareja comenzó a evaluar si habían sido víctimas de delincuencia, percatándose que habían hecho cargo a la tarjeta de crédito de $1.800.000.

Pareja denuncia que le dieron burundanga en restaurant de Vitacura.

Mientras ellos perdieron el conocimiento, alguien realizó una compra por un celular y un notebook en una multitienda. Incluso, el móvil registró haber sido usado en una casa cercana al restaurante.

“Aparece el teléfono porque un garzón dijo que sí, que él se lo había llevado”, contó Paola, la mujer afectada.

Respecto al cuestionado mozo que tomó el celular de la pareja, los trabajadores del restaurante aseguraron que ya no se encuentra trabajando en el establecimiento, ya que posterior a los hechos, presentó su renuncia.