logo
Nacional
 /
Nacional 25/06/2021

Dueño de gimnasios Pacific encontrado muerto: ¿suicidio por la crisis del sector?

Al dueño de los gimnasios Fritz Bartsch lo encontraron el miércoles en su casa, sin vida. El caso lo investiga la Brigada de Homicidios.

Por : P.P.M.

El dueño de los gimnasios Pacific, Fritz Bartsch, se habría suicidado debido a la crisis que enfrenta esta industria debido a la pandemia. El empresario tenía 55 años y su cuerpo lo encontró el miércoles la asesora del hogar que trabaja en su casa. Al lugar llegó la Brigada de Homicidios de la PDI. Durante la pandemia, los gimnasios han sido objeto de fiscalizaciones.

Según informó Chilevisión Noticias, el dueño de los gimnasios “se habría inferido una herida con un arma de fuego para quitarse la vida. Habría dejado varias cartas a sus cercanos”. De hecho, la presidenta de la Asociación de Gimnasios de Chile, Marcela Díaz, dijo que Bartsch “le manifestó sentirse agobiado por el descalabro financiero que le causó la pandemia”.

En otras declaraciones Díaz dijo que “llevaba 15 meses sin poder funcionar. Igual que todos nosotros, estaba en una situación que no da para más. Esto que le pasó es un sinsentido, el no ser escuchado, el no ver una luz. Es tremendo. Es una mochila muy grande. Son los chicos, son los grandes. Es un sector que está en el suelo. A los políticos, al Colegio Médico, ya está bueno. Siéntense a conversar”, pidió la dirigenta.

Desde la empresa emitieron una declaración del empresario, que llegó a operar más de 100 sedes en los más de 20 años de funcionamiento en el país. “Nos comprometemos a mantener viva su filosofía reflejada en cada uno de sus gimnasios”, aseguraron. “Se destacó en ser el pionero en democratizar el acceso a los gimnasios para todos los chilenos”, dice una declaración publicada por Radio Biobío.

De todas maneras, en declaraciones formuladas a Las Últimas Noticias, la abogada Paulina Toledo señaló que no cree que el empresario haya atentado contra su vida. “En pagar a sus mil trabajadores y las cuotas de los créditos hipotecarios de los locales que operaba se le iban más de un millón de dólares mensual, pero sus ganas de vivir y de seguir cuidando la salud de los chilenos eran mayores”.