Noticias

El general perdió su última batalla: retiran la estatua del militar cuestionado por representar “racismo”

Autoridades decidieron el retiro de la estatua del famoso general Lee, luego que fuera considerada representativa de la supremacía blanca y el racismo en Virginia.

Una estatua ecuestre de un general del ejército confederado se retiró hoy de su pedestal de piedra en Charlottesville, Virginia. La estatua era un símbolo de los supremacistas blancos y ayudó a inspirar una violento protesta en 2017, cuando murió una mujer.

Hace casi cuatro años, la marcha de los ultraderechistas estalló en violencia. Heather Heyer, una activista pacífica que se oponía a los nacionalistas, falleció en el tumulto. El hecho desató una controversia nacional sobre el racismo. Sobre todo después de que el presidente Donald Trump insistió en que “ambos bandos tienen la culpa”.

Las estatuas que conmemoran a generales y oficiales de la Confederación, y la bandera del ejército confederado, son vistas por algunos como un símbolo de orgullo o identidad. O una herencia histórica o emblema militar que sólo simboliza la herencia de los estados del sur. Pero otros los consideran como un símbolo de racismo, supremacía blanca, intolerancia y esclavitud.

Celebran el retiro de la estatua

Los trabajos para retirar la estatua del general Robert E. Lee comenzaron el sábado temprano. Las cuadrillas se aprestaban a retirar luego un segundo monumento al ejército confederado: la del general Thomas “Stonewall” Jackson.

Decenas de espectadores rodearon el parque y lanzaron vítores cuando la estatua fue retirada del pedestal. Había una presencia policial visible, con calles bloqueadas al tráfico vehicular por cercas y camiones pesados.

El alcalde de Charlottesville, Nikuyah Walker, pronunció un discurso frente a reporteros y observadores mientras la grúa se acercaba al monumento.

“Derribar esta estatua es un pequeño paso más hacia el objetivo de ayudar a Charlottesville, Virginia, y a Estados Unidos a lidiar con el pecado de estar dispuesto a destruir a la gente negra para obtener beneficios económicos”, dijo Walker.

Los planes de retirar las estatuas se vieron obstaculizados durante años debido a una engorrosa batalla legal y a la aprobación de una norma que protegía monumentos bélicos.

Las estatuas serán llevadas a un lugar seguro, pero sus pedestales quedarán en su lugar. El concejo municipal tendrá que decidir qué hacer con las estatuas. Bajo las leyes locales, la municipalidad tenía que ofrecerlas a quien estuviera interesado, durante un período que culminó el jueves. Recibió 10 respuestas.

Tags

Lo Último


Te recomendamos