Noticias

De Neftalí a Neruda: el niño melancólico que creció en Parral y fue Premio Nobel como el mejor poeta del siglo

El 12 de julio de 1904 nace en la ciudad sureña el niño Neftalí Ricardo Reyes Basoalto que llegó al Premio Nobel como Pablo Neruda.Quedó huérfano de madre a los dos meses y luego se crió con los abuelos antes de partir con su padre a Temuco.

El 21 de octubre de 1971 la Academia sueca concede el Premio Nobel a Pablo Neruda. Ello, por “ser autor de una poesía que, con la acción de una fuerza elemental, da vida al destino y los sueños de un continente”.

Neftalí Ricardo Reyes Basoalto ya tenía 67 años: había nacido en Parral el 12 de julio de 1904. Neruda floreció mucho después cuando adoptó el seudónimo en homenaje al escritor checo Jan Neruda.

Alabado por todos y calificado como “el mejor poeta del siglo XX” por Gabriel García Márquez, a los 19 años escribió “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”. Y se le consideró la más popular obra poética del siglo XIX.

“Yo que llegué desde Parral, a conocer este siglo”, escribe Neruda en “Fin de siglo”.

Su vida es apasionante y a partir de la muerte de su madre, su niñez fue tan dura como menos conocida.

Neruda germinó junto a las lluvias, ríos, vientos y bosques del sur

Neftalí nació en un Parral que parecía detenido en el tiempo. Se le inscribe con el nombre de Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, hijo legítimo de José del Carmen Reyes y Rosa Basoalto. Su familia parralina aún lo recuerda como Neftalí. Así firmará parte de su nutrida correspondencia.

Su madre Rosa Neftalí era profesora normalista y ejercía la docencia en una de las escuelas del pueblo. Huérfano de madre a los dos meses de nacido, su abuela Encarnación lleva a su casa al nieto. Le procura un ama de leche y se encarga de su crianza hasta que su padre, en 1910, lo pone en contacto con las lluvias, ríos, vientos y bosques del sur.

Así reseña su infancia el escritor Gabriel Rodriguez en su libro “Neftalí, el niño que nació en Parral”.

Antes de morir, Rosa Neftalí dispuso que el pequeño quedara al cuidado de su abuelo paterno, quien era dueño del fundo Belén, cercano a Parral.

Su abuela había muerto, por lo que la abuelastra Encarnación le buscó una nodriza y, en medio de esa naturaleza imponente, el niño dio sus primeros pasos. Años después su padre se convirtió en ferroviario y se trasladó a Temuco.

Seis años vivió en Parral, pero volvía a menudo. Recién en noviembre de 1971 fue nombrado Hijo Ilustre de la tierra que acunó el niño meláncolico y donde germinó el poeta…

Tags

Lo Último


Te recomendamos