logo
Noticias
 /
Noticias 15/09/2021

Primer caso clínico en el mundo: niño fue internado por su adicción al Fortnite

El caso de adicción al Fortnite afectó a un niño de 13 años en España, quien se aisló en su domicilio al punto de negarse de ir al baño.

Un niño de 13 años, oriundo de la provincia de Castellón en España, se convirtió en el primer caso clínico en el mundo que tuvo que ser hospitalizado durante dos meses por su adicción al videojuego Fortnite.

Según dio a conocer Europa Press, el caso clínico ha sido publicado en la Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil por un equipo del Hospital Provincial de Castellón, la Universitat Jaume I y el Hospital General Universitario.

La internación del menor se produjo tras una grave adicción al Fortnite que incluyó diferentes cambios en su comportamiento: aislamiento en domicilio, rechazo a interacciones sociales con negación de ir al baño, inflexibilidad personal persistente, escaso interés por su entorno y muy selectivo en sus gustos y con actividades.

La publicación señala que se trataba de un menor con un muy alto rendimiento académico previo. La familia había observado absentismo escolar, ruptura de los horarios de descanso y desvinculación del ritmo del curso coincidiendo con un cambio de clase.

Parte del equipo investigador
Parte del equipo que realizó el estudio clínico

Tras la evaluación, los profesionales plantearon que la adicción a los videojuegos actúa como reguladora del intenso malestar por la pérdida de un familiar y por la ansiedad derivada del aumento del nivel de exigencia en el contexto educativo.

Durante el tratamiento, compuesto por un equipo multidisciplinario de profesionales y familiares arrojó como resultado

Estudian el primer caso clínico en el mundo de un menor que tuvo que ser hospitalizado por el abuso de videojuegos una disminución significativa del uso de pantallas -en una primera fase después de la hospitalización con supervisión y únicamente para contacto con iguales para fomentar su socialización-, así como una mejoría del funcionamiento personal y social del paciente.

Los especialistas implicados en el estudio advierten sobre la necesidad de prestar atención a los comportamientos de los menores entre los que se ha extendido su uso dada “la precocidad creciente en su consumo”, especialmente por “la falta de maduración en las funciones ejecutivas y cognitivas durante la adolescencia”.