Deportes

Pinilla: “Yo tenía todo para ser un jugador de elite, pero me encontraba en Escocia triste y abandonado, sin ninguna motivación”

“Decidí internarme en una clínica psiquiátrica, porque era la única forma en la que yo veía una escapatoria”, contó.

Mauricio Pinilla | Fuente: Instagram

A propósito de las crudas confesiones que recientemente hizo el futbolista inglés Dele Alli, Mauricio Pinilla dejó una importante reflexión respecto a la salud mental de los futbolistas y puso sobre la mesa su propio caso.

“La gente más que sentir pena ante esta entrevista, tiene que tomar conciencia de que todas las cabezas son diferentes, algunas más sensibles, otras menos, otras más fuertes”, partió comentando al respecto “Pinigol” en ESPN.

“Yo me considero una persona de mentalidad fuerte, pero hubo momentos donde tuve debilidad, a los 24 años no veía motivaciones para seguir en el fútbol, me quería retirar, lo hablé con el club y finalmente, después de un par de semanas de conversaciones y negociaciones, decidí internarme en una clínica psiquiátrica, porque era la única forma en la que yo veía una escapatoria”, continuó.

Por lo mismo, el exseleccionado nacional apuntó que “estos temas de la salud mental son súper delicados, porque exponerlos públicamente ya tiene un juicio social, de repente muy mal abordado y tenemos miedo de decirlo y creo que no debemos tener miedo de decirlo”.

“Buscar ayuda de especialistas, sobre todo Dele Alli por todo lo que tuvo que vivir en su infancia, él lo tiene en su cabeza y le afectó. Llegó a los 24 años siendo un jugador tan exitoso y con todas las condiciones que tenía, pero se vio afectado”, complementó.

Tras ello, Pinilla expresó que “yo tenía todo para ser un jugador de elite, pero me encontraba en Escocia triste y abandonado, sin ninguna motivación y tomé las riendas de mi vida. Me dije: ‘me tengo que internar’. Y estuve dos semanas en una clínica psiquiátrica tratando de curas mis problemas, mis miedos, mis temores”.

“Creo que toda persona llega a un momento en el que se ve sobrepasada por el trabajo, la casa, las cuentas, los niños, el estrés. A todos nos puede pasar”, agregó.

Por último, el exdelantero de Atalanta, Genoa y la U, entre otros clubes, remarcó que “más allá de las medicaciones, mentalmente cuando no estás preparado para asumir desafíos importantes, sobre todo con la presión que significa el fútbol de alto rendimiento, llega un momento en el que te vienen las lesiones, ya no tienes motivación para entrenar, no sigues mejorando”.

“En Esocia yo entraba a la cancha y tocaba tres veces la pelota, no estaba en sintonía con mis compañeros, no tenía visión de juego. Obviamente te afecta en lo deportivo”, cerró.

Tags

Lo Último


Te recomendamos