Noticias

La furia ambientalista de Greta Thunberg antes de la cumbre: “La COP26 es un montón de bla bla blá, greenwashing y simbolismo”

La joven activista sueca cuestiona la próxima cita de los líderes mundiales en Glasgow y se declara escéptica del sistema: “El cambio vendrá de las calles, de la gente, no de las conferencias”, asegura.

El viaje fantástico de Greta Thunberg a Chile en un lujoso velero en vísperas de la fallida COP25 nunca llegó a su destino, pero la joven ambientalista sueca continúa navegando las mismas aguas agitadas en vísperas de una nueva cumbre del clima que pondrá los ojos del planeta en Glasgow.

En su círculo activista de Estocolmo o en alguna otra cita internacional, la “niña del clima” -que ya tiene 18 años- mantiene su lucha con definiciones que perfilan mejor su estrategia para contener el desastre medioambiental.

Hace pocos días, frente a casi cincuenta mil manifestantes en Milán, Greta sostuvo que la comunidad será el único agente real y poderoso de transformación: “El cambio vendrá cuando la gente exija el cambio. Así que no podemos esperar que nada pase en estas conferencias”, expresó en vísperas de la COP26, considerada por las autoridades la cumbre más importante desde el acuerdo de París en 2015.

La joven, que se disgusta cuando los medios la califican de “influencer” y prefiere ser considerada una “activista del clima”, aseguró, asimismo, que “el éxito sería que finalmente la gente empiece a tomar conciencia de la urgencia de la situación y se dé cuenta de que estamos afrontando una crisis existencial, y que vamos a necesitar grandes cambios”.

Cantando “Bella, Ciao” en Italia

La ecologista fue protagonista del encuentro Youth4climate, donde cuatrocientos jóvenes redactaron propuestas concretas para la cita próxima en Escocia, y marcaron definitivamente su distanciamiento del sistema: “El cambio vendrá de las calles, de nosotros, no de las conferencias. La esperanza no viene del bla-bla-blá de los políticos, de la falta de acción y de las promesas vacías. La esperanza somos nosotros, la esperanza es cuando la gente se une para un objetivo común. Tenemos derecho a estar enfadados, a salir a la calle y pedir el cambio que se necesita con urgencia”, proclamó.

La icónica líder de millones de jóvenes se vio tan circunspecta como siempre, mientras una multitud de chicos cantaban el himno partisano “Bella, Ciao”, tras desplegar un lienzo con la reveladora consigna “El clima cambia, el sistema no”.

En rigor, Greta estuvo allí para levantar su bandera contra el sistema medioambiental y confirmar su desacuerdo con las cumbres: “La COP26 es un montón de bla bla blá, greenwashing y simbolismo”, lanzó la sueca como una brasa más a la hoguera del descontento..

Tags

Lo Último


Te recomendamos