Noticias

Nos vemos, García Márquez: la magia literaria del Premio Nobel de Macondo revive con su novela póstuma

Hoy se lanza “En agosto nos vemos” coincidiendo con el nacimiento del gran escritor, que murió hace 10 años tras consagrar el realismo mágico en la literatura mundial.

.
.

Sus cercanos confiesan que Gabriel García Márquez no quedó conforme cuando tuvo casi listo el borrador definitivo de su último libro. Desde que publicara sus primeras crónicas de practicante en el diario El Espectador, siempre se dio tiempo para una revisión final donde aplicaba correcciones y, de pronto, eliminaba algún segmento o capítulo con la autoridad de un dictador caribeño frente a su todopoderosa máquina de escribir.

PUBLICIDAD

Sin embargo, a despecho de aquellos secretos que nunca podrá refrendar por voz propia, a diez años de su fallecimiento se anuncia el lanzamiento de una novela póstuma que salta en su temática del entrañable realismo mágico de Macondo a los territorios más íntimos de la femineidad y la sexualidad.

La obra final del Premio Nobel 1982 “En agosto nos vemos” se publicará en todos los países hispanohablantes –incluído Chile- este 6 de marzo, conmemorando el día que el colombiano habría cumplido 97 años.

La editorial Penguin Random House, que controla el patrimonio literario del autor nacido en la remota Aracataca, también reveló que la portada de la publicación pertenece al ilustrador español David de las Heras.

Cuando se creía agotada la cantera creativa del magnífico narrador, apareció la novela en el momento en que su esposa y sus dos hijos preparaban la conmemoración de su muerte, ocurrida en 2014. Los textos se encontraban entre los documentos depositados en el Harry Ransom Centre de la Universidad de Texas, en Estados Unidos. El centro académico adquirió el fondo por 2,2 millones de dólares, y que consistía en veinte cajas de cartón, con incontables documentos, fotografías, diarios y cuadernos, entre los cuales se contaban diez versiones de “En agosto nos vemos”.

Un tesoro, al fin…

El amor al final de la vida

“En agosto nos vemos” comprende 150 páginas y los medios literarios de Colombia aseguran que trata “la historia de una mujer cuya madre murió en una isla del Caribe. Ella va todos los 16 de agosto, en el aniversario de la muerte de la madre, a visitar su tumba. Está casada con un director de un conservatorio de música y llevan un matrimonio feliz, pero se vuelve una rutina que se quiebra el día de esa visita a la isla: ella le es infiel al marido”.

PUBLICIDAD

Por primera vez se supo de la existencia de esta obra en 1999, cuando el autor leyó uno de los relatos que lo componen en la Casa América de Madrid y lo presentó como fragmento de una novela integrada por cinco historias.

Según publica El País, lo que entonces leyó el mítico Gabo decía así: “Volvió a la isla el 16 de agosto en el transbordador de las tres de la tarde. Llevaba una camisa de cuadros escoceses, pantalones de vaquero, zapatos sencillos de tacón bajo y sin medias, una sombrilla de raso y, como único equipaje, un maletín de playa. En la fila de taxis del muelle fue directo a un modelo viejo y carcomido por el salitre. El chofer la recibió con un saludo de viejo conocido y se lanzó dando tumbos a través del pueblo indigente, con casas de bahareque y techos de palma amarga, y calles de arenas blancas frente a un mar ardiente”, señala el escrito.

Por su parte, Rodrigo y Gonzalo García Bacha, los hijos del creador de Cien años de soledad, Los funerales de la Mama Grande y El otoño del patriarca, -entre incontables publicaciones-, sostienen que el libro es el resultado de un esfuerzo final por escribir incluso en la última etapa de su vida. “‘En agosto nos vemos’ fue el fruto de un último esfuerzo por seguir creando contra viento y marea. Leyéndolo una vez más a casi 10 años de su muerte descubrimos que el texto tenía muchísimos y disfrutables méritos y nada que impida gozar de lo más sobresaliente de la obra de Gabo: su capacidad de invención, la poesía del lenguaje, la narrativa cautivadora, su entendimiento del ser humano y su cariño por sus vivencias y sus desventuras, sobre todo en el amor, posiblemente el tema principal de toda su obra”, confesaron.

El último libro del colombiano había sido “Memorias de mis putas tristes”, en 2014. El 17 de marzo de ese año murió en México aquejado de cáncer: en sus memorias contó que para crear Cien años de soledad se encerró 18 meses, escribiendo 12 horas seguidas y fumando 6 seis paquetes de cigarrillos por día. También se recuerda que al recibir el Nobel en Suecia, su discurso puso metafóricamente en evidencia la realidad de las dictaduras que se apoderaban de Latinoamérica durante esa época.

En la cima de los autores más traducidos del siglo 21, GGM vuelve revitalizado desde ese universo literario donde ya comparte con figuras inmortales como el coronel Aureliano Buendía, Ángela Vicario, Fermina Daza, Santiago Nasar y la entrañable Cándida Eréndida, entre tantos que llevaron su obra a los altares de la literatura.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags


Lo Último