Social

“No me tomaron ni en bajada”: la tristeza de la Tía Yoli tras no poder ayudar a los damnificados de Viña por falta de difusión

La vidente quiso vender una casa, pero aún no logra concretar un acuerdo.

Yolanda Sultana | Facebook

Yolanda Sultana se puso la mano en el corazón y partió a Viña del Mar para ayudar a todos los damnificados del megaincendio que se vivió a fines del año 2022, en donde miles de hectáreas fueron consumidas por el fuego.

“Lo sucedido el Jueves 22 de diciembre de 2022 me tocó muy fuerte en mi corazón. El ver tantas personas perdiendo lo poco que tenían me ha conmovido. Por esto, realice una donación directa a la Municipalidad de Viña del Mar que consta de mi casa en Rancagua. Se venderá y todo lo recaudado en la venta irá en ayuda directa de todos los afectados por el incendio de Viña del Mar”, anunció la vidente.

Asimismo, aseguró que con las ganancias compraría materiales de construcción, entre otras cosas, con el objetivo de “reconstruir los sectores afectados por esta tragedia. Por eso si necesitan comprar una propiedad ubicada en Rancagua, deben contactarse con la Municipalidad de Viña del Mar para que la compren directamente a ellos”.

Este es mi aporte directo y sincero a todas las personas afectadas por el incendio catastrófico, el cual dejó más de 500 casa y respectivas familias solo con lo puesto”, concluyó la tarotista.

Pura pena en el corazón de la Tía Yoli

Sin embargo, y a pesar de que ya ha pasado más de un mes desde que la casa se puso en venta, el lugar no se ha logrado vender..

“En la enfermedad y en la desgracia uno debe estar con los más débiles. Se escuchan en las noticias puras payasadas, no se escuchan cosas bonitas. Yo realmente estoy triste. ¿Por qué estoy triste? Porque fui, hablé, me televisaron donando una casa... No me tomaron ni en bajada”, lamentó la tarotista a través de su última transmisión de Facebook.

“Yo quisiera vender la casa, que me la compraran, pero con urgencia”, rogó a sus seguidores.

Asimismo, nuevamente enfatizó en que el fin es “comprar camas, porque puedo regalar dos camas por persona con esa plata. A la gente humilde hay que ayudarla”.

Sus pies de usted están calentitos, durmiendo con una buena cabecera, pero ellos no”, reflexionó.

Tags

Lo Último


Te recomendamos