El comandante en jefe del Ejército, el general Humberto Oviedo, se encuentra este míercoles en el centro de la polémica luego que se revelara que realizó acciones en directo beneficio de sus hijos a través del Ministerio de Relaciones Exteriores mientras fue jefe de la Misión Militar de Chile en Estados Unidos.

Según publica   Radio Bio Bío, mediante un oficio enviado el 18 de noviembre de 2010 al entonces subsecretario de Relaciones Exteriores, Fernando Schmidt, el uniformado le pidió pasaportes diplomáticos para Humberto y Diego Oviedo Stegmann, admitiendo la improcedencia de su petición.

Pese a esto, el general invocó el artículo N° 6 del decreto N° 232 sobre el Reglamento de pasaportes diplomáticos y oficiales, el cual menciona lo siguiente: “El Subsecretario de Relaciones Exteriores podrá, en casos calificados, disponer el otorgamiento de pasaportes diplomáticos y oficiales a otras personas no contempladas en los artículos precedentes, únicamente cuando deban viajar al exterior en cumplimiento de misiones oficiales. Esta facultad debe ser ejercida por dicha autoridad por medio de una instrucción escrita dirigida al Director Consular y de Inmigración”.

Además, mientras permaneció en Estados Unidos, Humberto Oviedo Stegmann recibió pagos de la embajada de Chile, mientras su padre oficiaba de jefe de la misión militar nacional.

Acorde al medio, el hijo del general "firmó un documento que detalla los 3 mil dólares obtenidos en tres cheques por servicios como 'Coordinador de Eventos' entre agosto y octubre del 2011. En el texto se describe que apoyó la muestra sobre el rescate de la mina San José en el Museo de Historia Natural – Smithsonian Institution".

Cabe mencionar que los documentos fueron obtenidos en el marco de la investigación conocida como "Milicogate" por parte del abogado Cristián Cruz, en donde además de Oviedo está siendo indagado el ex comandante en jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba.

PUB/CM