Encontrarse nuevamente con las obligaciones laborales luego de una etapa de relax, puede ser una situación en la que muchas personas simplemente no se sienten capaces al 100%. Vivimos en una sociedad que impone largas jornadas de trabajo, muchas veces incompatibles con los espacios suficientes para la vida familiar o los ratos de ocio que según los expertos también son necesarios. Estrés, tristeza, falta de concentración, irritabilidad, e incluso falta de energía a pesar de regresar del descanso, son algunos de los síntomas que pueden padecer aquéllos que retoman sus obligaciones en sus lugares de trabajo tras un periodo vacacional intenso.

 

¿Se puede hacer algo al respecto? ¡Por supuesto que sí! Mantener una actitud positiva es por lejos la primera recomendación. Pensar que “todo pasa por algo” o que “todo tiene solución, menos la muerte”, son frases que, aunque clichés, ayudan a razonar en forma positiva.

No se saca nada pensando en todo el tiempo que falta para las próximas vacaciones, hay que plantearse con la convicción que las vacaciones recién disfrutadas permiten volver al trabajo con todas las pilas cargadas. Eso desde el punto de vista más sicológico.

 

Por otro lado, físicamente es evidente que tenemos que sentirnos bien para comenzar un buen año laboral. En vacaciones algunos se dedican a viajar y conocer todos los lugares posibles, a hacer todas las tareas pendientes o a visitar a todos los amigos y familiares con los que no compartían hace algún tiempo. A causa de esto, buena parte de los trabajadores regresan al trabajo más cansados de lo que se fueron. Otro factor, y el más importante a considerar, es la dieta de la persona. La alimentación afecta en gran medida en el rendimiento, en la capacidad de concentración y desempeño general. Para adaptarse lo antes posible a la rutina, lo mejor es ordenar los horarios de las comidas y que estas sean nutricionalmente equilibradas. El cuerpo no debe sufrir carencias de nutrientes de ningún tipo para que funcione correctamente. La presencia de vitaminas y minerales en nuestro organismo, por ejemplo, es imprescindible y su deficiencia puede afectar el sistema inmunológico, la digestión, el sistema nervioso y otras funciones.

 

Las vitaminas son compuestos orgánicos presentes en cantidades muy pequeñas en los alimentos, pero necesarias para el metabolismo. Se clasifican según sus características físicas como hidrosolubles o liposolubles. Las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) son transportadas por las grasas de los alimentos y son almacenadas en cantidades diversas en nuestro organismo. Las vitaminas hidrosolubles (Complejo B y vitamina C) no son almacenadas y se excretan por la orina, lo que hace necesario su adecuado consumo para mantener los procesos bioquímicos y fisiológicos en forma normal. Las vitaminas tienen diversas funciones, por ejemplo, la vitamina A mantiene la salud visual y la inmunidad contra las infecciones; las vitaminas del grupo B son necesarias para el correcto funcionamiento de funciones cognitivas; la vitamina D, en particular, puede incrementar la absorción de calcio, mineral esencial para la salud ósea y dental; la vitamina C permite la formación de colágeno, favorece la cicatrización y la absorción de hierro; mientras que la vitamina E protege contra la oxidación de las células.

Los minerales, por otro lado, son compuestos inorgánicos que tienen numerosas funciones en el organismo. El sodio, el potasio y el cloro están presentes como sales en los líquidos corporales, donde tienen la función fisiológica de mantener la presión osmótica. Los minerales forman parte de la estructura de muchos tejidos, por ejemplo, el calcio y el fósforo en los huesos se combinan para dar soporte firme a la totalidad del cuerpo. Son también constituyentes esenciales de ciertas hormonas, como el yodo en la tiroxina que produce la glándula tiroides.

Los principales minerales en nuestro organismo son calcio, fósforo, potasio, sodio, cloro, azufre, magnesio, manganeso, hierro, yodo, flúor, zinc, cobalto y selenio. Los minerales de mayor importancia en la nutrición humana son calcio, hierro, yodo, flúor y zinc.

Una dieta equilibrada y variada, rica en frutas y verduras, suele aportar las vitaminas y minerales necesarios. Cuando existen estados carenciales de estos micronutrientes por una dieta inadecuada, o condiciones que incrementan las necesidades del cuerpo, como estrés y deporte, es posible suplementar con complementos nutricionales que aporten las cantidades de vitaminas y minerales que se necesitan.

 

Los multivitamínicos son preparados que reúnen vitaminas y minerales esenciales en una sola cápsula o comprimido. Existen aquellos dirigidos a prevenir carencias específicas de algún nutriente, es el caso de ActiBrain de Nutrigen cuya fórmula está compuesta por las vitaminas del complejo B. En su conjunto estos micronutrientes participan como moduladores de la neurotransmisión a nivel cerebral, mejorando la concentración. Además, ayudan a combatir el estrés.

A fin de complementar la fórmula anterior, Nutrigen ha desarrollado también ActiBrain Multivitamin, que reúne vitaminas y minerales necesarios para favorecer la obtención de energía y mantenerse activo. La diferencia está dada por su exclusiva mezcla Active Boost Formula compuesta por Cacao, Té Verde y Ginseng Coreano, que ayuda a potenciar el sistema inmune y a incrementar el rendimiento intelectual.

 

Así como ActiBrain y ActiBrain Multivitamin de Nutrigen contienen ingredientes precisos para abordar ciertas necesidades, existe la familia de multivitamínicos Multiple de Natrol, que como su nombre lo dice, entregan múltiples beneficios con la gran ventaja además de orientar cada uno de sus productos a cada integrante de la familia;

 

  • Multiple for Women: completa fórmula desarrollada para la mujer, con vitaminas y minerales que ayudan a mejorar la memoria y concentración gracias a su contenido de vitaminas del complejo B. Además, ayuda a retardar el envejecimiento prematuro gracias a sus antioxidantes y a nutrir el cabello y piel. Protege la salud de sus huesos debido al aporte de calcio y vitamina D.
  • Multiple for Men: completo multivitamínico creado para el hombre que ayuda a incrementar la energía y el rendimiento, retarda el envejecimiento y además ayuda a satisfacer los requerimientos nutricionales de vitaminas y minerales que pueden no estar siendo cubiertos mediante la alimentación. Además, contiene té verde, licopeno y selenio brindan ayuda en la protección de la salud de la próstata.
  • Multiple for Senior: completo multivitamínico que aporta los principales micronutrientes que los adultos y adultos mayores de 50 años en adelante necesitan. Entrega calcio y vitamina D para ayudar a proteger la masa ósea y a prevenir osteoporosis. Contiene antioxidantes que ofrecen protección cardiovascular, además de licopeno que protege la función prostática en hombres. Las vitaminas del complejo B contenidas en el producto ayudan a mejorar la función cerebral.
  • Multiple for Students: completa formulación multivitamínica con 29 ingredientes que ayudan a mejorar la capacidad física y mental, mejorando la memoria, concentración e incrementando la capacidad intelectual. Además, ayuda a reforzar el sistema inmunológico.
  • Multiple 8-14 Years: multivitamínico masticable con sabor a naranja, único en el mercado con un mix de frutas y verduras; especialmente diseñado para niños de 8 a 14 años. Aporta todas las vitaminas y minerales que los niños de 8 a 14 años necesitan según sus requerimientos diarios. Promueve un adecuado desarrollo y crecimiento y entrega componentes fundamentales para el cuidado del sistema inmunológico como Vitamina C y Zinc.

 

Tanto ActiBrain y ActiBrain Multivitamin de Nutrigen como los multivitamínicos Multiple de Natrol se encuentran exclusivamente en farmacias Cruz Verde. Se puede encontrar más información en los sitios web www.nutrigen-nutrition.com y www.eligetumultiple.com

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo