La sala cuna es una opción que ofrece educación y cuidado integral, preocupándose del desarrollo durante la primera infancia. Está comprobado que durante ese período se configuran las habilidades motrices, cognitivas, lingüísticas y sociales que, apalancadas de un buen equipo educativo, pueden sentar las bases del éxito para el futuro.

La decisión no es fácil, por eso aquí te entregamos algunos consejos para que tengas en cuenta a la hora de escoger un buen jardín infantil.

Integración a la familia: es clave para la educación de los niños, ayudando a desarrollar al máximo sus habilidades e intereses. Hay que fijarse en esto ya que no todos los establecimientos de educación parvularia cuentan con una política de puertas abiertas para apoyar a las familias. Esto significa que los padres pueden visitar a los niños cuando quieran y ver en todo momento lo que están haciendo, usando áreas especialmente acondicionadas como la ludoteca y la sala de lactancia.

Alimentación completa: la alimentación es fundamental para el crecimiento y el desarrollo de los niños, que reciban los nutrientes necesarios según su edad y una minuta completa, sana y balanceada.

Protocolos de seguridad: es necesario que los jardines cuenten con un plan integral de seguridad, en el que todos los profesionales estén preparados para enfrentar cualquier tipo de contingencia y realicen ensayos de simulacros todos los meses.

Infraestructura: que cumpla un rol educador y esté diseñada para el aprendizaje y bienestar de los niños. Que el material educativo esté exhibido hacia ellos, que exista versatilidad de espacios, seguridad (bordes redondos), invitándolos a jugar y explorar promoviendo su autonomía y desarrollo.

Horarios extendidos y flexibles: poder ir a buscar a tu hijo en un horario que se ajuste a tu jornada laboral (de 7:30 a 19:00 horas y en algunos casos, horarios extendidos incluyendo los fines de semana).

Equipo Educativo: las educadoras deben tener una profunda vocación por los niños y mantener lazos estables y seguros con ellos. Que se encuentren en permanente formación, asegurando que tengan las competencias para sacar lo mejor de cada niño, en un ambiente cargado de interacciones cálidas.

Buscando alternativas que cumplieran con estas condiciones, nos encontramos con Jardines Vitamina la red de salas cuna y jardines infantiles más grande de Latinoamérica, que lleva más de 12 años de historia ofreciendo sus servicios.

Según Marcella Tassara, gerente de Bienestar y Seguridad de Jardines Vitamina, sus centros cuentan con todos los aspectos antes mencionados y una serie de otros atributos que los transforman en la alternativa ideal para las familias que trabajan. Tassara destaca que su propuesta innovadora integra a la familia en la educación de sus hijos, para que puedan desarrollar al máximo sus habilidades e intereses, permitiendo que los padres puedan trabajar tranquilos, por lo cual su política de puertas abiertas es fundamental.

Los familiares puedan visitar a los niños cuando quieran y ver en todo momento lo que están haciendo, usando áreas especialmente acondicionadas como la ludoteca y la sala de lactancia. Pueden ir a darle comida, mudarlo, hacerlo dormir, jugar, etc., participando de su día a día como si estuvieran en casa, ofreciendo horarios extendidos (de 7:30 a 19:00 horas.) y convenios con más de 750 empresas.

Además, Tassara cuenta que acaban de inaugurar un nuevo centro educativo Vitamina Ahumada, ubicado en pleno corazón de Santiago, con modernas instalaciones, amplios espacios y convenios con más de 750 empresas, para apoyar a quienes buscan conciliar familia y trabajo.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo