El Gráfico Chile

Poyet y la interna de la UC: “Por mis códigos que me enseñaron de chiquito, no puedo comentar nada”

El DT cruzado optó por no desmentir ni ratificar los presuntos enfrentamientos de su hijo Diego con integrantes del plantel. Además, se mostró autocrítico con algunos aspectos y afirmó que no ha pensando irse del club.

Tras varios días convulsionados, tanto por los malos resultados que se vienen arrastrando como por líos internos y externos, el directo técnico de Universidad Católica, Gustavo Poyet, habló públicamente de su presente al mando del tricampeón del fútbol chileno.

En uno de los primeros asuntos que abordó en la conferencia de prensa que brindó este jueves, el entrenador uruguayo optó por no desmentir ni ratificar los presuntos enfrentamientos de su hijo Diego con integrantes del plantel como Edson Puch y Fernando Zampedri.

«Lo que pasa acá, lo que pasa dentro del club no comento nada. Si alguien del clubquiere comentar, no va con mi forma de ser. Soy muy antiguo, tengo unos códigos que los aprendí de muy chiquito en Uruguay», declaró.

«Ante los rumores, si cada semana me vienen a preguntar y tengo e desmentir, pasamos a esa situación que alguno va a prestar atención a la que no desmiento. Lo que pasa en el vestuario, ni como jugador ni como técnico, jamás conté nada, salvo anécdotas con amigos en un asado, pero no públicamente», agregó.

Poyet y la conducta del cuerpo técnico

Por otro lado, Gustavo Poyet se refirió a los problemas de conducta que ha exhibido tanto él como otros integrantes de su cuerpo técnico, en distintos encuentros durante su etapa al mando de la UC. En ese plano, se mostró autocrítico.

«Como el famoso dicho, cuando uno tiene un inconveniente continuamente no le puede echar la culpa a los demás, se la tiene que echar a uno mismo. Si a mí me echan cinco partidos, no puedo decir que la culpa la tienen siempre los árbitros, tengo que ser un poco autocrítico y decir que la culpa es mía. En ese aspecto siempre hay algo que corregir», sostuvo.

En la misma línea, el exentrenador del Sunderland y el Real Betis, entre otros clubes, declaró que «la gente de prensa de acá me comentaba que había muchas quejas respecto a mis protestas. Sigo protestando las cosas grandes y es verdad que el primer partido me llamó la atención la cantidad de protestas que se hacen continuamente».

«Creo que como ser humano yo, mi hijo, el profe y los que nos rodean, lamentablemente nos adaptamos más rápido a lo malo que a lo bueno. Así es la vida, uno lo que aprende en otro país es la mala palabra y no la buena, quizás en algún momento pasamos a formar parte de todas las protestas, como que es algo normal y no me gusta», continuó.

Además, Gustavo Poyet se refirió al arrebato que protagonizó su hijo Diego, al saltar la reja del estadio El Teniente durante el Clásico ante la U. «Diego no estaba suspendido, estaba apuntado en el banco de suplentes, pero por un tema de mirara el partido desde arriba estaba ahí. Obviamente no quedó para nada lindo que saltara la valla, en eso estamos totalmente de acuerdo con la gente, pero no fue en búsqueda de ningún problema, ni discutió con nadie», dijo.

No piensa dejar el club

Por otro lado, Gustavo Poyet aseguró que no ha pensado en dejar el club, pese al mal presente que atraviesa. “No se me ha pasado nada por la cabeza. Mi forma de ser es muy sencilla y clara: cuando firmo por un equipo, lo que hago es para que el club gane y logre los objetivos. Intento defenderlos a muerte. El mensaje para el hincha es que soy el que más hincha por el equipo, pues yo soy el que más opciones tiene de perder su puesto de trabajo”, estableció.

Tags

Lo Último


Te recomendamos