Las 29 horas de furia de Trump en el "antro" de Bruselas

Este viernes comenzó la cumbre del G7, la que se centra fundamentalmente en cuatro asuntos: el terrorismo, la inmigración, el comercio y el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Por Javiera Ortiz

Con un aire solemne, un poco sobreactuado y usando una corbata azul eléctrico, Donald Trump nuevamente fue noticia este jueves en la nueva sede de la Otan en Bruselas. A pocos minutos de su primer discurso, muy esperado por sus aliados, puso su primera mala cara.

En menos de 24 horas de haber aterrizado en Bélgica, Trump calificó Bruselas de "antro"; la OTAN, de organización "obsoleta" y el Brexit, de "maravilloso".

Su "mal humor" seguiría, en su discurso ante el resto de los líderes, el presidente estadounidense pasó cuentas con sus aliados, a los que pidió que paguen lo que deben, sin reafirmarles públicamente el compromiso de Estados Unidos con la defensa de Europa.

"23 de las 28 naciones miembros todavía no pagan lo que deberían pagar" y "esto es injusto para la gente y los contribuyentes de Estados Unidos", aseguró Trump en un discurso, del que su jefe de la diplomacia, Rex Tillerson, había avanzado que sería "muy duro".

Sin embargo, toda la "dureza" de Trump fue desplegada contra el primer ministro de Montenegro, Dusko Markovic, a quien el mandatario de EEUU empujó para hacerse espacio porque su homólogo lo estaba "tapando". 

Acto seguido y una vez frente al grupo se acomoda el terno y levanta la cabeza en actitud arrogante, hecho que pareció no molestar a sus acompañantes, pero que sí reveló la molestia que tenía el presidente desde que llegó a Bruselas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo