Entretenimiento

Roberto Cox habla sobre la cobertura del caso Narumi: “Yo creo que efectivamente la mató y la hizo desaparecer”

El periodista analizó escenas del juicio y de la personalidad de Nicolás Zepeda, el asesino de la estudiante japonesa.

Roberto Cox en "Podemos Hablar"

Roberto Cox fue uno de los invitados en el nuevo capítulo de “Podemos Hablar”, en donde se refirió a la cobertura del “Caso Narumi” en Francia, en el cual Nicolás Zepeda fue sentenciado a 28 años de cárcel tras ser culpable de la muerte de la joven estudiante japonesa.

En este contexto, y tras toda la información que tiene el periodista sobre la situación, es donde Jean Philippe Cretton le consultó: “¿Tienes la convicción profunda de que Nicolás Zepeda fue el asesino de Narumi?

“Ahora que terminó el caso, Nicolás Zepeda fue condenado por segunda vez a la misma pena, 28 años de cárcel. Si me preguntas a mí, yo creo que efectivamente él mató a Narumi y la hizo desaparecer. Nicolás Zepeda tiene un punto cuando dice que no hay pruebas concretas sobre cómo, cuándo y dónde murió Narumi. Nadie sabe qué pasó en esa famosa habitación 106″.

“Pero cuando uno analiza todos los datos de contexto: todo lo que pasó antes, durante la relación que tuvo Narumi con Nicolás, el por qué se separan, el cómo siguió después de la separación esa relación, por qué él va a Francia sin contarle a nadie, por qué está estacionado en esa residencia universitaria (...) lo que hace después y todo lo que hace durante los años posteriores. Nunca se preocupa por llamar a la madre de su expolola, una polola a quien él amó apasionadamente, una polola que fue a ver a Francia, cruzó todo el Atlántico para ir a verla, tuvieron 2 noches de pasión en esa habitación, por lo que él dice, y después Narumi desaparece y él nunca más llama a nadie para decirles ‘oye, yo estuve con ella, quiero saber, quiero ayudar a encontrarla’”, analizó el profesional.

“Para mí, lo que más lo delata a él es la actitud que él ha tenido en los 2 juicios, donde él escucha a la madre de su expolola llorando y a él no se le mueve ni una pestaña”, aseguró.

La extraña personalidad de Zepeda

Por otra parte, y dado los antecedentes del caso, Roberto Cox se tomó unos minutos para analizar la personalidad de Zepeda, argumentando que “es una persona compleja y te das cuenta de eso en la forma que tiene de hablar, de responder las preguntas… Tiene un coeficiente intelectual alto, es una persona narcisista, incluso decían que es muy manipulador y nunca contestaba las preguntas si o no. Los psiquiatras dijeron que no tenía ninguna patología psicológica, psiquiátrica, ninguna enfermedad mental”.

“En qué partes de la historia se emocionaba y en qué partes no, sí llamaba mucho la atención. Cuando hablaban de Narumi, de su desaparición, de su muerte, él no se emocionaba, pero él sí se emocionaba y lloraba desconsoladamente cuando hablaba de la angustia que estaba sufriendo por estar tras las rejas”.

“Hubo un momento muy dramático cuando en la sala no volaba una mosca, casi todo el mundo tenía una lágrima atragantada… verlo a él, que están hablando de su expareja que murió, que desapareció, que hace 7 años no se sabe nada de ella, sin mostrar algún grado de tristeza, de dolor, de frustración por no poder encontrarla, eso a mí siempre me llamó muchísimo la atención”.

“Él llora cuando el juez le pregunta cómo han sido sus días en la cárcel. Empieza a sugerir que pasaban cosas en la cárcel con las que él no estaba de acuerdo, que él había visto cosas. El juez levanta el tono y dice “¡señor Zepeda! Díganos ¿lo está pasando bien o mal en la cárcel? ¿A usted le ha pasado algo en la cárcel, sí o no? Concreto, sin dar vueltas”, ahí es cuando él dice “sí, a mí me pegaron en la cárcel”. Llora desconsoladamente, no puede seguir, él estaba parado hablándole al juez, se toma la cara, se tiene que sentar, no puede seguir hablando. Su madre grita “¡Dónde están los Derechos Humanos! Han tratado a mi hijo como un perro”.

Leer más: Madre de Nicolás Zepeda grita desesperada por su hijo en juicio en su contra por caso Narumi

Por último, Roberto Cox expuso que en ningún momento Zepeda confiesa el crimen, pero que “él decidió; con esta misma teoría de si tú no estás conmigo, no estás con nadie: Yo te llevo por el resto de mi vida y por el resto de los días, conmigo, y no te vas con nadie más, ni siquiera con tu mamá, tu alma se va conmigo, y no se va ni con tu mamá, ni con tus hermanas, ni con Arthur del Piccolo”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos