Tacómetro

Masahiro Moro: “Veo una gran oportunidad para Mazda en América Latina”

El CEO global de Mazda resaltó la importancia de países como México para la marca, no solo a nivel nacional, sino también mundial

.

Mazda está llevando a cabo planes muy ambiciosos en Norteamérica, y México no es la excepción, un mercado que resulta muy importante para la marca por los resultados alcanzados en los años que lleva en el país.

Tuve el privilegio de conversar con Masahiro Moro, CEO global de Mazda, durante su reciente visita a nuestro país con motivo de su participación en el Congreso de Distribuidores Mazda 2023. Durante el encuentro, pude obtener información sobre los desafíos y retos que la compañía enfrenta a nivel mundial, así como comprender el papel fundamental que México desempeña en su estrategia.

Señor Moro, gracias por recibirnos. Es un gran placer tenerlo en México. ¿Cómo ve a Mazda en este momento a nivel mundial? ¿Cómo siente la compañía ahora mismo?

— La compañía ha estado bien desde la pandemia. Aquí seguimos y estoy muy contento de ver, en particular, una fuerte tendencia de crecimiento en Norteamérica: México, Estados Unidos y Canadá. Esos son mercados importantes para nosotros. Son muy buenos negocios ahora.

Así que, se siente bien, pero tenemos muchos obstáculos por superar, por supuesto, y estamos trabajando en ello.

¿Cuáles son sus principales retos para llevar a Mazda al siguiente capítulo?

— Tenemos muchos nuevos desafíos ahora mismo. La neutralidad del carbono es un gran desafío para nosotros, y al involucrarnos con este tema, tenemos que cambiar algún tipo de transformación en términos de tecnología y digitalización.

Al mismo tiempo ocurren varios cambios. Así que establecimos una visión para 2030, para que podamos hacer la transición hacia nuestros objetivos.

.

¿Cómo ve el negocio automotriz en escala global?

— Ahora mismo, los últimos años sufrimos debido a la escasez de semiconductores y a la inestabilidad de la cadena de suministro. Pero hoy, esto ya está más estabilizado, por lo que parece estar bien, son buenas noticias.

Vemos algunos desafíos logísticos ahora mismo, así que estamos tratando de aumentar la producción, pero algunos de ellos se están haciendo cada vez más problemáticos para nosotros, pero estamos trabajando en eso.

Ahora estamos en una fase de recuperación muy buena. Nuevos productos, muy bien recibidos, como CX-60 y CX-90. Estamos felices de lanzar el CX-90 en México.

¿Cuándo se pronostica que tendrán una producción regular? Acabamos de visitar Hiroshima y también está en esta era pospandémica. ¿Cuándo pronostica estar en una fase normal?

—Mi gran prioridad este año es hacer una operación de dos turnos en la planta de Alabama. Nos mudamos a dos turnos de operación el mes pasado. Seguimos monitoreando la productividad.

Ahora mismo en México estamos tratando de estabilizar la producción, pero en general nuestro volumen de producción es todavía menos que antes de la pandemia, parte de la razón es la escasez de mano de obra.

Todavía hay escasez de chips, semiconductores, y ahora estaba viendo muchos problemas para los semiconductores que se han creado recientemente.

Espero que la escasez sea menor la segunda mitad de este año fiscal y para la primera mitad del próximo 2024.

Pero después de eso, la electrificación requiere más chips por vehículo que construyes. Así que estoy un poco preocupado, más allá del 2024, que la escasez de chips pueda presentarse otra vez.

Pareciera que Mazda está en equilibrio ahora mismo porque está lanzando nuevos productos, electrificación y también producción. ¿Cómo ve la cartera global de Mazda para los próximos cinco años?

— Bueno, acabamos de anunciar el último año, nuestra visión para el 2030. Sobre la base de que estamos haciendo la transición hacia la electrificación del 25 al 40% en todo el mundo.

En este momento, es un número muy pequeño, pero estamos haciendo autos híbridos y en el futuro, eléctricos, así que tenemos una cartera más equilibrada según la disponibilidad de infraestructura de cada país.

México puede verse un poco más atrasado en comparación con China o países europeos donde la electrificación toma un ritmo mucho más rápido.

Hablando de América Latina, sé que conoce muy bien Norteamérica, ha estado muchos años en esta zona; algunos en Europa, pero hablando de América Latina, ¿cómo ve la importancia de la región dentro de las operaciones globales de Mazda?

— Primero que nada, veo la gran oportunidad en este continente. Todavía está creciendo, la gente es trabajadora aquí. Ahora mismo, Mazda tiene un negocio con países del lado Pacífico, como Colombia, Chile, Perú, Bolivia. Aún no tenemos acceso al otro lado del continente, así que en el futuro será una gran oportunidad para que hagamos un estudio de negocios serio.

Así que ve crecimiento para Mazda en América Latina, ¿en términos de más países y más volumen?

—Bueno, hay demanda en el mercado, así que no tenemos acceso ahora mismo, pero vamos a considerar la oportunidad futura que estamos haciendo ahora, estudiándolo.

Tiene producción en México con un gran equipo, ¿cómo se siente al respecto?, ¿cómo lo recibe México esta vez?, ¿cómo lo recibe la operación mexicana?

—Desde mi tiempo como CEO de la división en Norteamérica, México ha sido un país familiar para mí, lo he visitado muchas veces. Lo siento como una gran familia, México es un muy buen negocio para Mazda.

Lo que me gusta son los altos valores de la marca y su filosofía fuerte de centrarse en la atención al cliente. Eso es absolutamente crítico. El valor de la marca se basa en las experiencias de los clientes. Se están centrando en esa operación y lo entendí. Intentamos hacer feliz al cliente.

México, en el puntaje de valores, probablemente es el más alto de Mazda, a nivel mundial.

¿Qué representa México para Mazda en el mundo?, ¿en qué lugar está en número de producción, en empleados, en ventas?, ¿cómo miden a nuestro país?

—México, en términos de escala del volumen, es el quinto de 130 países de todo el mundo, así que ha crecido los últimos diez años, y valores de marca o posición de precio, relativa a la media industrial, es absolutamente un rápido crecimiento en todo el mundo.

Cuando habla con el equipo en México, ¿cuáles son las metas que establece para ellos?

—Me gusta que el equipo de México abrace la importancia de los valores de marca y establezcamos un propósito de marca, que es enriquecer las vidas en movimiento para nuestros clientes.

Eso es absolutamente crítico para hacer al cliente más feliz todos los días con los Mazda. Así que me gusta que mantengan esa promesa a los clientes cada día.

Mazda tiene en México casi el 6% de la cuota del mercado, ¿espera que esta crezca?

— Creo que podría estar creciendo. Para mí, hay que enfocarse en la retención de clientes, bonos de lealtad para ellos para que puedan seguir regresando, y también podrían convertirse en fuertes promotores ante sus amigos y familiares. Ese es un punto muy importante para mí.

Mazda no es un gran jugador que toma el 20% de cuota. Somos una marca de pocos dígitos. Para mí, el sueño es establecer la comunidad de Mazda para que estén satisfechos, disfrutando del producto Mazda, la marca y servicio. Es una situación soñada para mí.

Desde el punto de vista de la producción, Salamanca ha ido creciendo desde hace años en México, ¿qué es importante en Salamanca?, ¿cuál es su futuro?, ¿a dónde va esa producción?

—La planta de Salamanca es muy importante porque nos apoya en el mercado norteamericano, en donde espero un futuro crecimiento empresarial: un centro de negocios para Mazda.

Establecimos la planta de Salamanca en 2013, de esto ya van casi diez años. Han crecido mucho, no en términos del volumen de producción; para mí, lo más importante es su productividad. Su productividad está casi a la par de una planta madre en Japón. ¡Esto es increíble!

Los empleados locales han crecido y tienen responsabilidades importantes, así que espero que podamos aumentar más. Los últimos años fue un poco difícil debido a la escasez de semiconductores, pero este año y el siguiente espero buenos resultados de la planta de Salamanca, porque apoya el crecimiento aquí en México y Estados Unidos.

.

¿Para las exportaciones?

— Sí.

¿Cómo siente el negocio de electrificación para Mazda aquí en México?

— Aquí en México, la gente comienza a hablar de electrificación. Electrificación, incluyendo algún tipo de híbrido, enchufe híbrido y vehículo eléctrico, y eso llegará a su tiempo, pero no mañana ni el próximo año. Se necesita más tiempo para que la electrificación se incorpore.

¿Van a un ritmo lento aquí en México?

— Bueno, yo no diría que el ritmo es lento, pero cada país tiene diferentes políticas, diferentes inversiones y diferentes incentivos del gobierno. Así que China es el mercado más rápido, Europa le sigue, quizás Estados Unidos vendrá y otros países, incluyendo Japón, un poco más tarde. Esto es muy natural. Las diferencias se deben a su propia situación.

Recientemente hemos sido testigos de un emocionante acontecimiento en México: la confirmación de que Mazda tiene planes de lanzar una camioneta en el mercado nacional. ¿Podría compartir su opinión o brindarnos más detalles acerca de estos productos? Me sorprendió.

— ¿Tan sorprendido estabas? El presidente anunció que eso llegará, mientras él diga que sí, está bien para mí.

En serio, entiendo que la camioneta es uno de los segmentos importantes en México y especialmente para la zona norte del país, así que tenemos una muy buena alianza con Isuzu.

Hemos estado trabajando estrechamente en los países de Asia como Tailandia y lo exportamos a Australia. Ahora hay un acuerdo entre Tailandia y México, ¿por qué no tomar esa oportunidad?

Para concluir, y sin restarle importancia, hemos sido testigos de la notable asistencia de más de 4 mil personas al congreso de Mazda en México. Quisiera conocer su perspectiva sobre este evento en particular. ¿Es una situación común en la trayectoria de Mazda? ¿Y personalmente, cómo se siente después de este emocionante fin de semana aquí en México?

—Estaba muy, muy impresionado por su compromiso, dedicación y un sentido de propiedad del negocio, y un muy buen equipo. Estaba muy sorprendido y conmovido, fue un gran día para inspirarme y llevarlo a mi mente, construir mi energía una vez más.

Tags

Lo Último

Te recomendamos