Cinco sospechosos de participar en el asesinato del detective Franco Andrés Collao Ramírez (38) se encuentran detenidos en un cuartel de la PDI. Según versiones, entre los capturados habría algunos menores de edad. 

De acuerdo a las últimas informaciones policiales, los sospechosos fueron trasladados hasta las dependencias de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) Occidente de la PDI, ubicada en Los Clarines 6590, en Lo Prado. 

Según estos reportes, a la BIRO también fue llevado el vehículo en que habrían escapado los sospechosos y que fue encontrado al interior de la población Los Nogales, en la comuna de Estación Central. 

En tanto, en el hospital San Juan de Dios, donde murió el detective, también se encuentra internada su esposa Jeannette Frez Flores, embarazada, quien quedó en estado de shock al ver morir a su marido. Ella también es miembro de la PDI, específicamente, de la Brigada de Delitos Sexuales. 

Los hechos ocurrieron alrededor de las 15 horas en una juguetería ubicada en Erasmo Escala con Cienfuegos, hasta donde llegaron cinco sujetos con el fin de robar la recaudación. 

El detective Collao Ramírez se encontraba en su día libre, realizando compras junto a su mujer, pero no dudó en intervenir al presenciar el asalto. Los delincuentes le dispararon y el policía civil recibió un impacto en el tórax que le causó la muerte. 

En los operativos posteriores, se detuvo a los sospechosos y se ubicó el automóvil usado en el asalto frustrado y posterior fuga. 

La Fiscalía Centro Norte encargó intensas diligencias para determinar si los sospechosos tienen participación en el crimen. El control de detención se realizará mañana y, según los antecedentes de que disponga la fiscalía, procedería con la formalización de cargos. 

El detective Collao Ramírez tenía 15 años de servicios en la PDI y actualmente se desempeñaba en la Jefatura de Personal. Dejó a un hijo de 4 años y a su esposa embarazada quien se recupera del shock en el Hospital San Juan de Dios. 

PUB/VJ