El director nacional de Gendarmería, Tulio Arce, confirmó este miércoles en la Comisión de Constitución del Senado que 109 reos, de los 788 beneficiados con libertades condicionales en Valparaíso, cumplían condenas por delitos de alta peligrosidad o eran reincidentes. 

Arce, quien concurrió a esa instancia con la ministra de Justicia, Javiera Blanco, detalló que dos de ellos cumplían sentencias por homicidios calificados, uno por violación y otro por parricidio. En todo caso, enfatizó, estos 109 reos peligrosos tenían un informe negativo de Gendarmería para recibir el beneficio. 

Además, fue enfático en señalar que Gendarmería tiene la obligación, por ley, de entregar al Poder Judicial los antecedentes de todas las personas que cumplen los requisitos para acceder a la libertad condicional, decisión que en definitiva queda en las comisiones de jueces. 

En ese sentido, Arce valoró el trabajo del personal profesional que elabora los informes que son presentados al Poder Judicial, aclarando que "éstos no son vinculantes, sean favorables o no, para que ese interno acceda a la libertad condicional". 

Al respecto, Arce sostuvo que Gendarmería debe acatar las decisiones del Poder Judicial. 

Agregó que "la seguridad pública es una de las prioridades del gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet y en esa lógica nosotros entendemos que el tema de la delincuencia debe trabajarse de manera multisectorial y en lo que a nosotros respecta, la reinserción es fundamental para ese país más inclusivo que todos queremos". 

PUB/VJ