La mañana del martes quedó al descubierto la muerte de una niña de de 11 años, quien permanecía en el centro de protección Galvarino del Servicio Nacional de Menores (Sename), desde fines del 2014.

Lisette, que falleció producto de un paro cardio respiratorio, se encontraba en el recinto desde fines de 2014, recibiendo un tratamiento por estrés postraumático ocasionado por abuso sexual intrafamiliar.

El Sename afirmó que por ahora la causa de muerte de la niña se encuentra “indeterminada en estudio”, aunque descartó que se tratara de una sobremedicación, producto del tratamiento que seguía.

Sin embargo, el psiquiatra de la Corporación Sofini, experto en el tratamiento de niños vulnerados, Rodrigo Paz, apuntó que es muy probable que ello sería la causa de muerte.

“La directora del Sename miente, le miente al país. Decir que lo que mató a esa niña fue la pena es mentir”, explicó en el matinal de CHV.

Paz afirmó que posee antecedentes del exceso de medicación que recibía la menor. “Me consta personalmente porque hace un mes y medio el equipo de psicólogas que atendía a Lisette en el Cavas (Centro de Atención a Víctimas de Atentados Sexuales), organismo dependiente de la PDI para los menores de edad con problemas de abusos, se comunicó conmigo (estaban) Muy preocupadas porque veían que la niña estaba sobre medicada, estaba dopada con fármacos”.

“Los niños no mueren de paros, no es una causa de muerte de la infancia, a los 50 años puede ser, a los 12 no”, agregó.

El profesional manifestó que los medicamentos “si se administran mal” pueden ser peligrosos “si no se hacen controles del estado de salud del paciente”.

Paz agregó que le solicitaron atender a la niña para “modificar el tratamiento y entiendo que se hizo una solicitud al tribunal de familia a cargo del caso de esta chica para que pudiera evaluarla y modificar el tratamiento que a vistas de todo el mundo le estaba haciendo mal”.

PUB/NL