Noticias

Inédita y subjetiva mirada al Golpe de 1973 a partir del último discurso de Salvador Allende

El documental “Con los ojos de hoy”, del periodista Víctor Gómez, revisa desde una órbita actual las famosas palabras que el mandatario dijo desde el bombardeado Palacio de La Moneda hace casi 50 años.

Se acerca la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado que derrocó al Presidente Salvador Allende e instaló la Dictadura de 17 años del general Augusto Pinochet.

Y en medio de varios trabajos de diversa índole que revisan ese dramático hecho, destaca un documental del periodista Víctor Gómez llamado “Con los ojos de hoy”, que será estrenado el sábado 9 de septiembre y surgió de la conjunción entre Porfiados Hechos Producciones, Apolo Film y Chilko, lo que implicó grabar en Santiago, Temuco, Arauco, Tarapacá, San Antonio, Valparaíso, Quintero y Petorca.

Se trata de una original entrega audiovisual de 85 minutos que se basa en el último y conocido discurso que el Presidente Allende dio a través de la Radio Magallanes, cuando el Palacio de La Moneda era atacado por las Fuerzas Armadas el 11 de septiembre de 1973.

“Lo inédito de “Con los ojos de hoy” es que el discurso del depuesto primer mandatario es que es revisado por medio de diversas miradas del Chile actual, con testimonios que aportan una perspectiva analítica desde sus vivencias sobre las jubilaciones, los sin casas, la impunidad, la migración, las disidencias sexuales, los medios de comunicación y la participación política, entre otras realidades”.

“Es más, ni siquiera usamos imágenes de archivo. Todas son imágenes en colores del Chile de hoy, con una banda sonora original y formato de cine digital con tecnología de última generación”, señala Víctor Gómez, quien además es académico de la Universidad de Chile y cuenta con una amplia trayectoria en medios de comunicación.

Además, ya dirigió otros dos documentales: “Miguel: la humanidad de un mito” (de 2004, que trata sobre el fundador del MIR, Miguel Enríquez) y “Sabor a victoria” (de 2007, que aborda la campaña de Colo Colo en la Copa Libertadores de 1973 y la liga a la situación política del país en ese tiempo), los que tal como el de ahora los ha autofinanciado.

-¿Qué lo motivó a desarrollar este nuevo documental?

-Me especialicé en esta área y he ido desarrollando esta línea de trabajo, que se combina con la experiencia profesional y con los desafíos personales. Además, a los otros dos documentales les fue bien, ganaron premios nacionales e internacionales. Anduvieron mejor que las expectativas iniciales, y eso ha permitido seguir haciendo otras cosas Así queda abierta la opción de seguir este camino.

periodista Víctor Gómez

-¿Qué diferencias hay respecto de los documentales previos?

-”Con los ojos de hoy” fue hecho en un tiempo medianamente acotado. Tenía la idea de efectuarlo, pero no me había lanzado. Comencé en noviembre del año pasado con el trabajo de preinvestigación, para seguir en diciembre y en enero con el guión. De marzo a julio se hizo el rodaje y luego vinieron el montaje y la posproducción. Pero funcionaron bien los tiempos y nada faltó de lo que fue ideado, ya que estaba muy claro el propósito. Aunque siempre hay cosas que uno quisiera incorporar, quedé muy satisfecho con el resultado.

-¿Cómo se fue dando el trabajo en terreno?

-Los testimonios, en su mayoría de jóvenes, aportaron mucho más de lo pensado. Fueron muy buenos y funcionales a lo requerido. Eso fue interesante y facilitó todo el proceso. Y también queda claro en el documental que el Golpe de 1973 mantiene plena vigencia hoy. Otro interés de este trabajo es centrarse en la figura del Presidente Allende y no en la polémica que se ha dado sobre las supuestas justificaciones del Golpe. Nada de eso nos interesa.

-¿Qué verá la gente?

-Un documental totalmente subjetivo. No busqué opiniones disidentes ni contrafuentes. Para eso están los numerosos reportajes periodísticos sobre el Golpe. Acá no se busca empatar. El tema es abordado por los protagonistas que hablan, y a través de ellos esperamos sorprender. Otra cosa destacable, que se fue dando de forma natural gracias a la actualidad y al profundo descrédito de la política, es el contraste entre el Presidente Allende y los políticos actuales. Eso le da frescura al documental y hace que su figura se agrande y perfile como un contraste superior y mayor.

-¿Y qué espera de “Con los ojos de hoy”?

-Está construido para que el Chile de hoy sea comprendido de aquí a 50 años. Para que en el futuro quienes lo vean sepan qué se pensaba ahora del Golpe y de la muerte del Presidente Allende.

LAS POSTRERAS PALABRA DEL PRESIDENTE ALLENDE

“Esta será seguramente la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación.

Mis palabras no tienen amargura, sino decepción. Y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron… Soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino que se ha autodesignado, más el señor Mendoza, general rastrero que solo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al Gobierno, también se ha nominado director general de Carabineros.

Ante estos hechos, solo me cabe decirle a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente.

Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi Patria. Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que solo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley y así lo hizo.

En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección. El capital foráneo, el imperialismo, unido a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara Schneider y que reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.

Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la obrera que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños.

Me dirijo a los profesionales de la patria, a los profesionales patriotas, a los que hace días estuvieron trabajando contra la sedición auspiciada por los colegios profesionales, colegios de clase para defender también las ventajas que una sociedad capitalista da a unos pocos.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron, entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos.

Porque en nuestro país el facismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando la línea férrea, destruyendo los oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de los que tenían la obligación de proceder. Estaban comprometidos. La historia los juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será callada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, lo seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos, mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal a la lealtad de los trabajadores.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi Patria. Tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos