Noticias

Gobernación de la Región Metropolitana alista “Protocolo por Calor Extremo” para el verano que viene

Gobernador Claudio Orrego presentará medidas de mitigación guiadas por un sistema tipo semáforo.

calor

En la Región Metropolitana (RM) se ha instalado con fuerza el calor, aunque falta un mes para que el verano llegue de forma oficial.

De hecho, ayer la Dirección de Meteorología (DMC) informó que la máxima en Pudahuel fue 32,2°C a las 16:27 horas, mientras que en Tobalaba llegó a 32.5°C a las 14:22.

Y ese organismo emitió para esta semana una alerta de calor extremo desde las regiones de Valparaíso a la del Maule, con especial énfasis en la RM.

Como preocupan esos altos índices de temperatura en primavera y también los aguardados para la época estival, en la Gobernación Metropolitana trabaja para concretar lo que bautizaron “Protocolo por Calor Extremo”.

Por eso este miércoles hubo una cita encabezada por el gobernador Claudio Orrego, a la que asistieron representantes de la Onemi y de la Seremi de Salud Metropolitanas, y también de la DMC, para informar de lo que se hace al respecto.

Hace meses hay una mesa de trabajo que labora para definir cómo funcionará este protocolo, que sería comunicado a la gente el mes que viene.

“Hoy están muriendo en el mundo más personas producto del calor extremo que por todos los otros efectos combinados del cambio climático. Y la RM asumió el compromiso de contar con este protocolo para el verano que viene, con el objetivo de crear conciencia sobre lo que se puede y no hacer en contextos de olas de calor”, dijo el gobernador.

“Yo sé que parece difícil creerlo, pero habrá que acostumbrarnos a quizá sufrir varios días al año cercanos a 40º, por lo que se tendrá que cambiar incluso la normativa laboral para quienes deben estar al aire libre. Y al llegar al código rojo, habrá actividades que simplemente serán prohibidas”.

“Otro desafío será que el sector salud reconozca que el calor extremo causa muertes, que son silenciosas e invisibles”.

“Y también habrá que ocuparse de invertir en forestación urbana para poder aplacar las distintas islas de calor que tenemos, sobre todo en las comunas más pobres donde no hay la misma vegetación que en las comunas con más recursos. Así es que esto no solo es un acto de protección a la vida, sino que también es un acto de justicia ambiental”, concluyó Claudio Orrego.

UNA MIRADA CIENTÍFICA

En todo Chile, las olas de calor aumentaron de 9 a 62 en las últimas diez temporadas, e irán creciendo en cantidad con el paso de los años, de acuerdo al Informe Anual de Medio Ambiente del Instituto Nacional de Estadísticas, INE.

En la RM, entre 2001 y 2010 hubo 38 olas de calor. Desde 2011 a 2020 llegaron a 81. Y se anticipa que el porcentaje de días de calor extremo en Santiago se duplique hacia el año 2050.

Además, un tercio de la zona más poblada del país vive en una “isla de calor”, que coinciden con las comunas más vulnerables de la zona norponiente, donde además se presentan bajos índices de áreas verdes.

En resumen, la RM y la ciudad de Santiago tendrán al menos 80 días al año con temperaturas sobre los 30°C. Y comunas como Quilicura, Lo Prado, Cerro Navia, Cerrillos, Renca y Lo Espejo llegarán a más de 100 días con esas condiciones, según registra el Atlas de Riesgos Climáticos del Ministerio del Medio Ambiente.

El investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia (CR)2 y académico del Departamento de Geofísica de la Universidad de Concepción, Martín Jacques, explicó que “todos los veranos tenemos olas de calor, pero lo anómalo es verlas en primavera, como ahora”.

“Y lo cierto es que en los últimos años han aumentado en cantidad e intensidad en el centrosur de Chile, de Valparaíso al Ñuble, lo que se vincula con el calentamiento global”.

El especialista agregó que “superar 40º en Chile no es algo persistente, porque el Océano Pacífico actúa como regulador térmico. Pero la megasequía de más de una década es un elemento que se cruza en esta problemática”.

“Además, se calcula que a fines de siglo en el centrosur chileno lo que hoy vemos como extraordinario en términos de sequedad y de alta temperatura se establezca como lo normal”.

Eduardo Sáez

NOVIEMBRE NORMAL

Eduardo Saéz, meteorólogo y presentador de “El Tiempo” en Chilevisión y en CNN Chile, dice respecto de las altas temperaturas de los últimos días en la zona central que “estamos con un noviembre dentro de lo normal. No hay que olvidar que en esta área zona tuvimos una semana con baja temperatura e incluso precipitaciones. Pero el calor seguirá, y aunque este mes no será “top one”, sí estará entre los más calurosos de los últimos años”.

- ¿Qué implica que se hable de olas de calor?

-Una ola de calor se da cuando durante tres días seguidos es superado lo que se conoce como umbral, una marca que no es antojadiza, que es diaria y que está determinada por la Organización Meteorológica Mundial. En el último verano no hubo, pero ahora aparecieron en septiembre. Lo que viene es un jueves con 28º, para seguir el viernes con 31º y el sábado con 33º.

- ¿Cómo se proyecta el verano?

- Esa temporada siempre es calurosa porque nuestro clima es mediterráneo. Existe la probabilidad de que tengamos más olas de calor, y digo esto porque no hay que olvidar que la atmósfera es dinámica. Lo que además puede pasar es que el “Fenómeno de la Niña” modere durante el verano el calor en las tardes.

CONSEJOS DESDE LA MEDICINA

Varias recomendaciones para afrontar las altas temperaturas entregó el doctor Miguel Acevedo, académico de la Escuela de Medicina de la Universidad Mayor.

“Lo más importante es minimizar la exposición en horarios de gran calor y radiación solar máxima, de 11am a cinco de la tarde. Ello es esencial en menores de cinco años, y especialmente en los que no llegan al año de vida, en adultos mayores y en algunos enfermos crónicos”, señaló el doctor.

Y añadió que “hay que usar ropa de colores claros, que reflejan la luz solar, pues los tonos oscuros la absorben. La vestimenta además debe ser holgada y de textura liviana, ojalá de fibras naturales como lino y algodón, que son más permeables y botan el sudor, mientras que lo sintético retiene la humedad y da más calor”.

El profesor indicó que “hay que beber al menos dos litros de agua al día, pero no de una sola vez, sino que espaciadamente. Si se bebe con rapidez tanto líquido ello puede ser hasta fatal. El riñón no alcanza a procesar todo ese líquido y es probable llegar a algo inusual que causa la muerte por edema cerebral”.

“Y una buena forma de ver si se está bien hidratado es observar la orina. Si es clara como el agua, se está bien. Pero si es como el té cargado, hay un problema”.

El doctor Miguel Acevedo enfatizó que “por suerte en Chile aún no llegamos a situaciones como las que se dan en el sur de Europa, donde la gente muere por olas de calor porque a veces llegan hasta 45º”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos